¿Cómo cuidar la salud de un recién nacido en invierno?

En los primeros días de vida un recién nacido está expuesto a muchos cambios, periodo de aprendizaje para sus padres en el cual surgen muchas dudas, sobre todo en invierno, estación en que las bajas temperaturas y virus pueden afectar seriamente su salud.

    Camila Hernández
    Contenido validado por Camila Hernández Jefe de Neonatología de Clínica Bupa Santiago

Un recién nacido es un mundo nuevo por descubrir para sus padres, quienes en muchos momentos se ven sobrepasados por la ansiedad, llegando a sobreprotegerlo para cuidar su salud, pero ¿qué es lo realmente importante? Principalmente mantener su alimentación con leche materna, ya que sus múltiples beneficios ayudan a disminuir infecciones en los primeros meses de vida.

“La leche materna es un fluido vivo, un alimento excepcional e irreemplazable que tiene la característica de modificarse conforme a las necesidades inmunológicas del recién nacido, por lo tanto, es sustancial para disminuir tasas de infecciones en la niñez”, indica Camila Hernández, matrona de Sala Cuna de Clínica Bupa Santiago.

 La lactancia, apego y amor que se le entrega a un recién nacido es esencial para su desarrollo, por eso es importante recordar que para cuidar su salud debemos integrar hábitos de higiene al manipularlo, siendo recomendable siempre lavar y desinfectar las manos antes de tomarlo, cambiarle su ropa o pañales. Para cuidar su salud en invierno, Iván Casas, jefe de neonatología de Clínica Bupa Santiago, a continuación entrega consejos que ayudarán a los padres a mantener al bebé en óptimas condiciones:

  • Calefacción en el hogar: la temperatura ideal para un recién nacido es alrededor de los 22 grados, calefacción que debe ser generada por una fuente no contaminante: “Debemos cuidar que el sistema de calefacción realice la combustión eliminando gases hacia el exterior del hogar y mantener la humedad ambiental”, recomienda el neonatólogo.
  • Ropa de algodón o respirable: el uso de ropa de algodón o materiales térmicos adecuados es muy recomendable para evitar la necesidad de aumentar la temperatura ambiente en exceso, consumir más energía y contaminar. “En casa un recién nacido debe usar una capa de ropa más que los adultos, pero se debe evitar sobre abrigarlo con frazadas o mantas”.
  • ¿Quiénes pueden visitar al recién nacido? El especialista recomienda evitar el contacto de niños pequeños y recién nacidos con personas enfermas con cuadros respiratorios. Si el adulto vive en el mismo hogar, se recomienda que ambos permanezcan en espacios separados, extremando medidas de prevención como el lavado de manos y desinfección mediante el uso de alcohol gel.
  • ¿Cómo prepararlo para salir? Si es necesario salir, se debe abrigar lo suficiente, sin exagerar y sobre abrigar, ya que la transpiración es inapropiada. “Se debe evitar concurrir a lugares hacinados en periodos de alta circulación viral como es el invierno, es mejor permanecer en el domicilio, evitando traslados en locomoción pública, metro o acudir a lugares de concurrencia masiva o visitar familiares enfermos”.

¿A qué enfermedades de invierno puede estar expuesto un recién nacido?

En invierno circulan una gran variedad de agentes virales que producen patologías respiratorias, los cuales pueden provocar en recién nacidos bronquiolitis, provocada por el metaneumovirus, el temido virus respiratorio sincicial, gripe, virus de la influenza, laringitis o parainfluenza, enfermedades que pueden llegar a afectar de manera grave la salud de los bebés.

 “Es fundamental conocer los signos y síntomas de urgencias de un recién nacido, los cuales se enseñan a los padres previo al alta desde la maternidad, con el objetivo de prevenir la exposición innecesaria del bebé al servicio de urgencias, lugar de alta circulación viral. Es importante destacar que ante síntomas y signos de una enfermedad respiratoria, los padres deben consultar a su médico, para evaluar la necesidad de tratamiento”, indica la matrona.