Higiene del sueño: 4 claves simples y esenciales

Constante irritabilidad, falta de concentración y somnolencia diurna, son síntomas que nos alertan acerca de un mal descanso nocturno. Corregir hábitos y crear un ambiente apto para el sueño son acciones que aportan para conciliar un descanso reparador.

Mientras dormimos, nuestro organismo realiza procesos esenciales para su buen funcionamiento como la regeneración celular. Por esta razón, tener una higiene del sueño adecuada, no solo nos permitirá un buen descanso, sino que también un buen rendimiento durante el día.

"Se debe tener un dormitorio tranquilo, en el que no se trabaje ni se coma allí. Es recomendable no dormir siesta y hacer actividades que relajen, sumado a tener horarios regulares de sueño", explica el Dr. Mauricio Bravo, neurólogo de la Unidad de Sueño, IntegraMédica Barcelona.

Entre las acciones que debemos adoptar para lograr conciliar y tener un buen dormir, se recomiendan:

Considerando la incorporación de estos hábitos dentro de la rutina diaria, será posible tener una higiene del sueño adecuada para lograr un descanso profundo y óptimo rendimiento diurno.